¿Cómo funcionan las aplicaciones de Mindfulness?

Actualizado el 27 julio, 2019 - 108 visualizaciones ¿Cómo funcionan las aplicaciones de Mindfulness?

¿Quieres sentirte más tranquilo, obtener algo de Headspace y practicar Mindfulness Daily? Hay aplicaciones para esos cientos de ellos, además de las tres que acabo de mencionar.

Estas aplicaciones hacen una promesa: En lugar de invertir incontables horas y dólares en clases de mindfulness o terapia basada en mindfulness, podemos elegir meditar desde la comodidad de nuestros smartphones. Los usuarios están acudiendo en masa a las aplicaciones de mindfulness con la esperanza de cultivar una atención amable a sus propios pensamientos y sentimientos, y de cosechar beneficios físicos y mentales que van de la mano con la mindfulness.

Pero, ¿funcionan? ¿Qué dice la ciencia sobre las aplicaciones mindfulness?

La investigación comenzó en serio hace sólo unos cuatro años, y los estudios están señalando beneficios potenciales para nuestro estrés, emociones y relaciones. Es posible que los resultados no sean tan concluyentes como los profesionales de marketing de aplicaciones quieren hacerle creer, pero sí sugieren que al menos debería considerar la posibilidad de probar uno.

Reducción digital del estrés

Gran parte de la investigación hasta ahora involucra el popular appHeadspace de mindfulness, que ha atraído a 20 millones de usuarios en 190 países desde su lanzamiento en 2012. Las meditaciones de la aplicación son expresadas por el fundador de Headspace y ex monje budista Andy Puddicombe, comenzando con prácticas sencillas de respiración y exploración corporal.

En un estudio realizado en 2018, los investigadores probaron Headspace con 70 adultos. Todos los participantes comenzaron respondiendo encuestas sobre sus sentimientos positivos y negativos, su estrés y su irritabilidad durante la semana pasada. Luego, en el transcurso de un mes, la mitad del grupo completó diez sesiones introductorias sobre el espacio de cabeza, mientras que la otra mitad escuchó extractos del audiolibro de Puddicombe sobre la atención y la meditación sin ninguna práctica guiada.

Después, al grupo de meditación le fue mucho mejor. Según una segunda ronda de encuestas, sintieron (en general) emociones más positivas y menos agobiadas por las demandas externas, las responsabilidades y la presión que los oyentes de audiolibros. Estos cambios ocurrieron después de sólo 100 minutos de práctica.

“Esta es una gran noticia para las personas que sienten curiosidad por la atención, pero que están preocupadas por tener que invertir horas y horas de tiempo antes de ver los beneficios”, dice el autor principal Marcos Economides, quien (junto con sus coautores) era empleado de Headspace en el momento del estudio. “Estos beneficios tempranos podrían motivar a los usuarios ocasionales a desarrollar una práctica de atención más a largo plazo.”

El estrés también es biológico, dejando una huella en nuestros cuerpos que puede conducir a problemas de salud más adelante en la vida. ¿Podrían las aplicaciones de mindfulness afectar al estrés a este nivel, no sólo en nuestras mentes?

El estrés también es biológico, dejando una huella en nuestros cuerpos que puede conducir a problemas de salud más adelante en la vida. ¿Podrían las aplicaciones de mindfulness afectar al estrés a este nivel, no sólo en nuestras mentes?

En otro estudio reciente, los investigadores probaron esta pregunta al mismo tiempo que trataban de averiguar qué aspectos de la educación para la atención plena son más cruciales. Reclutaron a 153 adultos para practicar durante 20 minutos al día, dividiéndolos en tres grupos. Un grupo practicó la habilidad de monitorear con atención, lo cual involucra detectar y distinguir entre las diferentes sensaciones en su cuerpo. Un segundo grupo aprendió el monitoreo y la aceptación, la habilidad de permanecer relajado, recibir pensamientos y sentimientos en su mente, y reconocerlos suavemente. Un tercer grupo aprendió habilidades de afrontamiento, como ver lo positivo en situaciones negativas y analizar problemas personales.

Estas nuevas habilidades fueron puestas a prueba al cabo de dos semanas. En un infame experimento de laboratorio, los participantes tuvieron que dar un discurso de cinco minutos y hacer matemáticas en voz alta, mientras que los observadores entrenados dieron retroalimentación crítica, señalaron errores y, en general, exudaron frialdad y juicio. Mientras tanto, los participantes usaron un brazalete para monitorear su presión arterial en aumento y dieron muestras periódicas de saliva que serían analizadas para cortisol, una hormona liberada en respuesta al estrés.

Contrario al primer estudio, los participantes en los tres grupos no percibieron que su estrés era diferente; después de dar un discurso o hacer sustracciones difíciles, todos se sintieron igualmente ansiosos e inseguros. Pero sus cuerpos contaron otra historia: Aquí, sólo el grupo que había aprendido a monitorear y aceptar tenía presión arterial sistólica más baja durante la tarea y cortisol más bajo después.

“Este estudio fue el primero en mostrar que una breve aplicación de entrenamiento de atención plena puede cambiar la respuesta biológica de una persona al estrés”, dice la autora principal Emily K. Lindsay, becaria postdoctoral de la Universidad de Pittsburgh.

Cuando aprendemos a ser aceptados, explican ella y sus colegas, podemos ser más capaces de reconocer, pero sin comprometernos, las experiencias difíciles, como el juicio repugnante de los demás. Este estudio sugiere que los beneficios de la atención atenta no son sólo por la atención mejorada, sino por la actitud suave y nutritiva que cultivamos hacia nosotros mismos.

Aplicaciones de Mindfulness bajo el microscopio

Menos estrés no es el único resultado que podemos esperar lograr a través de nuestra práctica contemplativa digital.

En 2017, los investigadores llevaron a cabo uno de los únicos estudios que compararon una aplicación de mindfulness con una clase tradicional de mindfulness en persona. Aquí, las enfermeras en residencia escuchaban las meditaciones de Headspace o asistían a una clase una vez a la semana durante cuatro semanas. En última instancia, los usuarios de la aplicación mejoraron sus habilidades de prestar atención, en particular, su capacidad para actuar con conciencia y no reaccionar de forma exagerada ante sus pensamientos y sentimientos. También sintieron menos fatiga y agotamiento en su papel de cuidadores, en comparación con los asistentes a las clases.

Varios estudios han comparado a los participantes que usaron Headspace con aquellos que usaron otra aplicación beneficiosa, como la aplicación de entrenamiento cerebral Lumosity, la aplicación organizacional Catch Notes, o una aplicación web con problemas de lógica. Después de entrenar de 10 a 20 minutos al día durante 10 a 30 días, los usuarios de Headspace redujeron su vagabundeo mental, aumentaron sus emociones positivas, redujeron sus síntomas de depresión y se volvieron más agresivos que otros usuarios de aplicaciones. Sin embargo, en un solo estudio, Headspace no pareció mejorar la satisfacción de las personas con la vida, el florecimiento en la vida o los sentimientos negativos.

“Todavía hay mucho que no entendemos acerca de cómo funciona el mindfulness, y cuánta práctica de mindfulness se necesita para que surjan ciertos beneficios”, dice Economides.

Otra pregunta para la investigación futura es cuánto tiempo duran los beneficios: uno de los pocos estudios con seguimiento tuvo resultados prometedores: En comparación con los participantes en una lista de espera, las personas que usaron la aplicación VGZ Mindfulness Coach durante ocho semanas -que incluye una variedad de meditaciones de respiración, exploración corporal, visualización y mantra- se volvieron más conscientes, mostraron menos síntomas de trastornos psiquiátricos y mejoraron su calidad de vida hasta cuatro meses después.

Las aplicaciones de meditación no son sólo una bendición para los consumidores que esperan aprender a estar más presentes a un precio asequible. Si son eficaces, también tienen implicaciones para los lugares de trabajo, las escuelas e incluso las naciones, que desean cultivar comunidades más felices y saludables. Aquí es donde la investigación sobre qué aplicaciones son beneficiosas, y por qué, es particularmente importante.

“Es vital que entendamos los beneficios potenciales de participar en tales aplicaciones, y cómo se comparan con los programas que se enseñan en persona, si queremos tener el mayor impacto en el bienestar de las personas”, dice Economides.