Este es Tu Cerebro Ansioso en Meditación

Actualizado el 28 julio, 2019 - 76 visualizaciones Este es Tu Cerebro Ansioso en Meditación

Sugerencia: Use un toque ligero

En la meditación de la atención plena, cuando notas un pensamiento, es probable que te sientas tentado a pensar en él y llevarlo a alguna parte. En vez de eso, puedes tocarlo ligeramente con tu atención y seguir con tu respiración. No importa si estuviste en el espacio por mucho tiempo. En el momento en que tocas el pensamiento, puedes rebotar de nuevo.

Voltear el guión?

¿Cambiar el argumento o simplemente notarlo? ¿Qué es mejor?

Muchas terapias -por no mencionar los consejos que recibimos de nuestros amigos y de nuestra abuela- nos animan a cambiar la historia que nos estamos contando a nosotros mismos cuando esa historia nos causa ansiedad, depresión u otros estados mentales desafiantes. En el mundo de la recuperación se llama “pensamiento apestoso”, el tipo de autohabla que nos dice que no somos buenos o que las cosas no van a funcionar o que la persona con la que vamos a hablar es un ogro absoluto. Las historias que nos contamos a nosotros mismos en la cabeza enmarcan nuestra experiencia, y pueden formar una especie de guión para nuestras vidas, por lo que el consejo de “voltear el guión”, para cambiar la historia que nos estamos contando a nosotros mismos, parece tener mucho sentido.

Sin embargo, la práctica de la atención plena, en su forma básica, no enfatiza el estudio de nuestra historia para que podamos cambiar la historia que nos estamos contando a nosotros mismos. No nos pide que entremos en diálogo con nuestra historia interior para tratar de cambiarla. La instrucción básica es notar cualquier pensamiento que surja, verlo por lo que es, y regresar a cualquier ancla que estemos usando para nuestra atención, más comúnmente la respiración.

Entonces, ¿cuál tiene más sentido y es más eficaz para lidiar con la ansiedad y curarla?

“No es binario. No hay necesidad de pensar que uno tenga razón y el otro no”, según Zindel Segal, profesor distinguido de psicología de los trastornos del estado de ánimo en la Universidad de Toronto y uno de los fundadores de la terapia cognitiva basada en la conciencia plena (TCHM).

En la práctica de la atención plena, dice Segal, tienes una oportunidad -el tiempo y el espacio mental, si quieres- para ver más elementos de la historia, una imagen más rica. “Puedes ver más claramente a medida que anticipas un encuentro difícil cuál es la emoción subyacente que se desencadena y cómo se está mostrando en tu cuerpo.” De esta manera, te das cuenta del contexto completo de la historia, como ver una flor abriéndose en la fotografía a cámara lenta. Con esta conciencia, con el tiempo “tu sólida creencia en una historia puede empezar a erosionarse”.

En la práctica de la atención plena, dice Segal, tienes una oportunidad -el tiempo y el espacio mental, si quieres- para ver más elementos de la historia, una imagen más rica. “Puedes ver más claramente a medida que anticipas un encuentro difícil cuál es la emoción subyacente que se desencadena y cómo se está mostrando en tu cuerpo.”

Segal también señala que el simple hecho de recordarse a sí mismo de la fragilidad de una historia dada, como por ejemplo -para dar un ejemplo muy simple-, sobreestimar enormemente la probabilidad de un accidente de avión, es ciertamente una estrategia aceptable. Es simplemente que la práctica de la atención plena tiene como objetivo hacer un trabajo más profundo con nuestros hábitos de hacer historias, para darnos más opciones a medida que los desencadenantes de la ansiedad o la depresión emergen en nuestras vidas.

Pruebe esta práctica: El espacio de respiración de 3 minutos

Esta es una de las prácticas más populares en el programa de HCH de 8 semanas. Le permite desviar su atención de los patrones de pensamiento automáticos y multitarea para ayudarle a despegarse. Te invita a llamar la atención sobre tu experiencia de una manera más amplia, más abierta, que no está involucrada en la selección, elección o evaluación, sino simplemente en la toma de conciencia de tus pensamientos y sentimientos, de tu respiración en varias regiones del cuerpo y, finalmente, de las sensaciones en todo el cuerpo.

Por qué es difícil meditar con ansiedad

Atención a la ansiedad: Investigación y práctica