Higiene Mental

Actualizado el 12 junio, 2018 - 67 visualizaciones Higiene Mental

La mente de la gente normalmente, está sumida en una vorágine continua e imparable de ciclos de pensamientos que interactúan con sus vivencias, sentimientos y anteriores pensamientos.

¿Qué es la higiene de la mente?

“Elevar” la frecuencia de estos, a la par que se ejecutan las técnicas de dominio de sí mismo, tomar conciencia de qué es lo que se digiere, es la higiene de la mente.

Si nos  movemos en entornos de una catadura moral baja, afectamos todo nuestro sistema. Por ejemplo, si frecuentamos una cantina de mala muerte, lugar de bebedores, afectaremos nuestro cuerpo ingiriendo alcohol en exceso, afectaremos nuestras emociones, con asuntos mundanos, morbosos, de “baja calidad moral” y también embotaremos nuestra mente.

¿Cómo se logra la higiene mental?

Existen factores que ensucian la mente. por ejemplo, el gustar de tertulias morbosas, de poca catadura moral, en la que se exponga las vergüenzas de los famosos, eso, afectaría tanto al centro emocional como al mental.

Todos sabemos donde encontrar asuntos “sucios” para la mente, violentos, etc.

La higiene mental, se logra involucrándonos en asuntos honestos, interesándonos en causas nobles, alimentándonos con conocimientos y trabajos intelectuales productivos y constructivos.

Algo que alimenta la mente, por ejemplo, es el estudio de la anatomía. Tienes un cuerpo maravilloso que te permite desenvolverte en este plano y experimentar la realidad de una forma sorprendente. A la par que te conoces, podrás ir aumentando el conocimiento acerca de cómo manejar y mantener de la mejor forma tu cuerpo.

¿Qué efecto tiene esto en la meditación?

En la práctica de la meditación, a medida que se va progresando, se comienza a “utilizar la mente” se pudiera decir, aunque no sea del todo exacto, de una forma diferente. Como dijera Don Juan Matus, “nuestra mente, es una mala versión de nuestra verdadera mente“.

Durante la meditación, primero hemos de domar la mente, sin embargo, nuestra higiene mental, jugará un papel fundamental en ese control, dado que a nuestra mente, acudirán pensamientos que tendrán mucho que ver con lo los asuntos mentales que hemos “digerido” en nuestra vida cotidiana.

Por ejemplo, si pasamos dos horas jugando a un videojuego de ordenador antes de ponernos a meditar, cerraremos los ojos, y lo primero que veremos cuando cerremos los ojos, serán imágenes del videojuego. inmediatamente después, algún que otro pensamiento, elaborará una jugada que no se nos había ocurrido delante del ordenador, para mejorar nuestra puntuación, y sin darnos cuenta, en meditación, estaremos jugando al ordenador. por eso, la higiene mental, es sumamente importante.