La higiene en la meditación

Actualizado el 12 junio, 2018 - 109 visualizaciones La higiene en la meditación

Nuestro cuerpo, a veces nos sorprende. Uno de los primeros pasos para la meditación, es precísamente tomar conciencia, o control del cuerpo. Y este, si lo cuidamos, conocemos, y adecuamos, nos facilitará la tarea.

¿Es importante la higiene para la meditación?

El hecho es, como vamos a explicar a continuación, que además, procesa energía. y cuanto más limpio de impurezas esté, y más fuerte y libre de venenos, mejor vamos a afrontar la tarea.

Respiración cutánea

El aire, es uno de los alimentos que procesa nuestro cuerpo.

Y algo que no sabe mucha gente, es que nuestra piel, respira. Esto, no es algo especulativo, o perteneciente a alguna oscura creencia o filosofía, es un hecho constatado científicamente, que nuestra piel, no sólamente hace las veces de primera barrera de defensa ante los ataques de enfermedades, sino más bien, es el órgano más grande de nuestro cuerpo, regula nuestra temperatura, procesa la luz, sintetizando vitaminas esenciales para nuestra vida, (si no recibimos luz, estamos cansados, inclusive, hay casos que por esto, se padece raquitismo) y por supuesto, respira.

En otras especies, la respiración cutánea, es igual de importante que la pulmonar, como es el caso de algunos anfibios, No así en los humanos, pero sí es cierto que también tenemos esa función vital, y es importante, dado que respiramos por la piel, no envenenarnos manteniéndola en malas condiciones. Obviamente, también es deseable tenerla limpia a fin de no albergar focos de infección, batcerias, etc.

Limpieza de Nadis

Nadi” es una de esas palabras que se han dado a interpretar de diferentes formas dentro de las filosofías orientales e indús. Si se escucha a unos u otros, aseveran con rotundidad tener la potestad de decir la naturaleza de qué es lo verdadero… Sin entrar en debates, nosotros, intentaremos dar herramientas a quien lee esto, y si son los canales “indá” y “Pingalá” o son las vías por las que se absorbe la energía, el “prana”, el “Qui” no lo trataremos aquí.

Desde el punto de vista de la meditación, hace falta enfocarse en la limpieza de los siguientes condutos de absorción de energía:

  1. Piel
  2. Lengua
  3. Fosas nasales

La piel

Como es de conocimiento público, una ducha diária, además de después de actividades específicas que la puedan manchar, contaminar etc, es necesario, pero además, puede emplearse un estropajo de crin o similar (en cualquier herbolario se puede adquirir) con la que frotar y esfoliar en parte la piel (con moderación, sin llegar al músculo…) esta limpieza, que no debe de doler, elimina la piel muerta, favorece la circulación sanguínea, y es un agradable masaje.

Lengua

La lengua nos permite captar distintos tipos de energías, que llamamos sabores. En la meditación, juega un papel importante, y es conveniente, mantenerla limpia. En occidente, no tenemos cultura de la limpieza de la lengua, sin embargo, es muy fácil de hacer y aunque no refleje un cambio estético, además de absorver mejor la energía, mejorará nuestro aliento.

Para hacerlo, basta símplemente, con el cepillo de dientes, darle un frotado y posteriormente un enjuague, aunque si se quiere, se puede comprar un “rascalenguas” o “limpia lenguas”, que es un aparato muy sencillo de usar, nada agresivo, y también en cualquier herbolario se puede conseguir.

Fosas nasales

Esta limpieza, en occidente, la hacemos con un pañuelo, y está bien, antes de meditar, es conveniente limpiar nuestras fosas nasales y respirar con comodidad, sin embargo, existe otro método, que puede parecer invasivo, pero una vez se prueba, es realmente sencillo.

Se hace con un aparato específico, con una “lota” que es como una regadera o tetera pequeñita, que se usa para introducir agua por un agujero de la nariz, y posteriormente este se tapa, y se expulsa el agua por el otro.

importante: el agua, se debe de mezclar con sal, para evitar que los tejidos absorvan el agua, y esta provoque picor.

Las Evacuaciones:

También es importante, a la hora de hablar de la higiene y la meditación hacer una aclaración, al respecto de la higiene interior del cuerpo. Y tenemos que hablar de las evacuaciones.

Nunca debes permitir retener residuos en tu cuerpo. cuando los retienes, (dadas las circustancias de la vida moderna, hemos de adaptarnos y a veces, aguantarnos) provocas un nivel de reabsorción de los mismos, y eso, introduce venenos en tu cuerpo.

De poco sirve cuidar la alimentación, procurar ingerir todo sano, libre de añadidos, fresco, si luego, retenemos en nuestro cuerpo toxinas que nosotros mismos le fabricamos.