La práctica de la Concentración

La práctica de la Concentración

Practicar la concentración, es un ejercicio de control mental. A medida que nuestra mente recibe las impresiones de nuestro diario vivir, vamos viendo la sucesión de respuestas que nuestro pensamiento, imparablemente nos muestra.

La pantalla de la mente, parece que nunca se apaga. Si con la técnica que usemos para el control de la mente, ya hemos logrado pararla, y tener esos “instantes” en los que echamos el freno, y disfrutamos del silencio interior, es sumamente importante el desarrollo de la concentración, para lograr mantener este estado, y progresar en la práctica.

Para lograr ir prolongando nuestras prácticas y nuestras habilidades dentro de la meditación, debemos de ir poco a poco. Es como un gimnasio. Y aquí, la constancia es todo.

La práctica, hace al maestro.

Para comenzar a elongar nuestra capacidad de concentración, existen múltiples técnicas, aquí, vamos a exponer dos:

1.- Técnica de “LA VELA”

Para esta técnica, hace falta una vela. Puede ser de parafina, cera, cera natural… La técnica consiste en observar la vela, y focalizar nuestra concentración en ella, para lograr aferrarnos con nuestra atención al objeto, y no permitir el paso de ningún pensamiento.

Para esto, en postura cómoda, preferiblemente con la luz apagada y en una habitación en penunbra, encendemos una vela, a una distancia cómoda desde la que poderla observar.

Procedemos a relajar el cuerpo, las emociones, la mente, (consultar primeros pasos dentro de este mismo portal) y en estado de alerta, debemos concentrarnos en el fuego de la vela.

La técnica en sí es sencilla. Nos aferramos a la imagen del fuego, observando cada una de sus formas, vaivenes, etc, sin dar oportunidad a que ningún pensamiento se cruce por nuestra mente.

Al principio, es fácil frustrarse, dado que la capacidad de concentración se encuentra muy atrofiada. Que eso no desanime, es normal. Poco a poco, se va ampliando el horizonte de nuestra concentración, y podremos progresar en nuestras prácticas. También es interesante combinar esta técnica con la que sigue a continuación.

2.- Técnica de “LA CUENTA MENTAL”

Esta técnica, quizás represente un paso un poco más avanzado que la técnica de la vela anteriormente descrita, dado que implica aferrarse a un proceso mental que sostendremos, por encima de la presión de nuestra mente a tener pensamientos, es decir, en lugar de un objeto, como es una vela, nos aferraremos a un proceso propio.

Para practicar esta técnica se procede de la siguiente manera:

Primero, relajamos cuerpo, emociones y mente, y seguidamente, en estado de alerta, comenzamos una cuenta mental, “Uno.., Dos…, Tres…” así, sucesivamente, hasta el número que logremos alcanzar. Si se cruza un pensamiento, se comienza otra vez la cuenta.

Los resultados de esta práctica, pueden llegar a ser sorprendentes, además, de que es estimulante, ver cómo cada vez se logra ir un poco más allá.

Mucha suerte, y comentad lo que queráis de estas técnicas





Meditación para calmar la mente