Una meditación para enfocar la atención

Actualizado el 25 julio, 2019 - 56 visualizaciones Una meditación para enfocar la atención

Un aspecto clave de la atención es la capacidad de calmar y enfocar la mente. Esta capacidad de estabilizar y dirigir la mente es especialmente importante en los momentos en que nos sentimos estresados, distraídos o abrumados. No importa la situación, la capacidad de calmar y enfocar una mente ocupada puede ser beneficiosa. Una práctica específica de atención plena que nos permite experimentar la calma y el enfoque de una manera muy directa es el entrenamiento de atención enfocada.

Contrariamente a la creencia popular, esto no significa que usted tiene que dejar de pensar o dejar de pensar. De hecho, las investigaciones sugieren que nuestras mentes deambulan naturalmente aproximadamente el 50 por ciento del tiempo. Ser capaz de ejercitar la atención enfocada simplemente significa ser capaz de dirigir su atención, tomar conciencia de si su mente ha deambulado, y luego ser capaz de redirigir su enfoque.

Ser capaz de ejercitar la atención enfocada simplemente significa ser capaz de dirigir su atención, tomar conciencia de si su mente ha deambulado, y luego ser capaz de redirigir su enfoque.

En este sencillo ejercicio, le pediré que dirija toda su atención a un solo objeto de enfoque, que es la experiencia de la respiración. Si encuentras que tu mente deambula, simplemente te invitaré a reenfocar tu atención.

Puedes usar esta práctica de atención enfocada en cualquier momento para comenzar o terminar tu día, o cuando te sientas estresado o distraído, o en cualquier momento cuando quieras traer más calma y concentración a lo que estés haciendo. Así que comencemos:

Meditación de Atención Enfocada con Rich Fernandez

1) Siéntese de forma alerta pero relajada. Cierre los ojos si lo desea o dirija la mirada hacia abajo, suavizando suavemente el campo visual. Colóquese en una posición cómoda y sentada. Observe su cuerpo, sus pies en el suelo, las sensaciones de su cuerpo sentado, sus piernas y su torso cuando hacen contacto con su asiento o con el suelo. También fíjese en su postura. Vea si puede sentarse de una manera que sea erguida pero no rígida, relajándose dentro de su cuerpo y respirando normalmente.

2) Empiece a notar su respiración. Dirigir su atención a la experiencia de respirar, las sensaciones de la inspiración y las sensaciones de la expiración. Notar el aire que entra y sale de tu cuerpo. Dirigiendo firme pero suavemente toda tu atención a esta experiencia de respirar lo que sea que signifique para ti. Notar el aire que entra en tu cuerpo y el aire que sale. Prestar atención a este ciclo completo de respiración.

3) Si has notado que tu mente se ha desviado, eso es perfectamente natural. La mente puede alejarse muchas veces y si usted ha notado que su mente se ha alejado de su respiración, tome nota y luego, suave pero firmemente, regrese su atención a su respiración. Regresa a la experiencia de la inhalación y la exhalación, el ciclo completo de la respiración. Este es el proceso de atención enfocada en la respiración.

4) Quédate con la respiración. A medida que llevamos esta práctica de atención enfocada a un cierre, me gustaría invitarlos a tomar tres respiraciones un poco más profundas a su propio ritmo. Y luego, cuando estés listo, abre los ojos.

Esa es la práctica del entrenamiento de la atención enfocada. Espero que hayas disfrutado aprendiendo el ejercicio y que lo encuentres útil para cultivar un estado mental tranquilo y enfocado. Muchas gracias por su atención hoy.